lunes, 30 de diciembre de 2013

Los Sub - Confia (2013)



Los SUB - CONFIA
2013

Por Ale Kapacevich periodista en Revista Berlín y fundador del blog Typical Me


La banda del sur del conurbano bonaerense entrega uno de los discos más esperados del 2013 a nivel local. ¿El resultado supera las expectativas? Bueno, eso es algo que tendrán que descubrir por ustedes mismos. Lo que sí es cierto que CONFIA, el tercer disco de Los Sub, muestra a una banda madura y con ganas de expandir sus horizontes sonoros. Porque si alguna vez se los encasilló con el sonido del rock alternativo americano de los 90s, ahora nos quedamos cortos con esa apreciación.

Primordialmente, las canciones nuevas presentan más texturas gracias a la incorporación de sintetizadores y múltiples efectos que decoran el sonido, pero también esto tiene que ver con un crecimiento en la manera de componer y entender la música. José, el líder de la banda, nos quiere dejar en claro que CONFIA es el producto de años y años escuchando discos de todo tipo. Por eso aquí encontramos una mezcla estilística que provoca interés en el oyente de mente abierta. Otro dato a tener en cuenta es la gran producción general de Marcelo Belén, sin dudar en afirmar que es lo mejor de Los Sub hasta la fecha.

Este es un disco para escuchar varias veces e ir desmenuzándolo. Al contrario de lo que pueda parecer en un principio, tiene muchos detalles y se nota que le pusieron alma y vida para concebirlo. Otro punto a favor es que la duración total no supera los 40 minutos, lo cual ayuda a que el oyente no se aburra. Ah, me olvidaba: el arte de tapa está influenciado directamente por el action painting que Jackson Pollock realizaba a mediados del siglo pasado, pero con el detalle de dos círculos –tal vez- en referencia al álbum.

Hoy Los Sub son un grupo que se reinventó a sí mismo, tanto en contenido como en formación de integrantes. Y eso se nota. La pregunta es, ¿con qué se despacharán después de esto? Creo que ni ellos lo deben saber aún. Así que por el momento lo único que queda es disfrutar de uno de los grandes trabajos independientes del año. Mi recomendación: compren el disco y vayan a verlos en vivo.

A continuación, un análisis personal canción por canción:


En tu cara
El disco arranca bien eléctrico con distorsiones sucias, riffs de guitarra que acompañan en el estribillo, acoples y ruidos de fondo. Parece que todo va a desbordarse en algún momento con un ritmo de batería que descoloca, pero la producción cuidada brinda contención. Desde aquí nos adelantan lo que viene.

Confía
Un mid-tempo guitarrero y melancólico. Una letra simple pero honesta donde José nos dice “confía en mí cuando estés mal, mírame bien antes de saltar”. Podría interpretarse de muchas maneras, pero lo que importa es el sentimiento de ayuda hacia otra persona. A medida que avanza, la canción se va transformando en un ejercicio noise pop con octavas, coros y sintetizadores que aportan texturas psicodélicas.

Todo lo que quiero en este momento, oh
Este había sido el primer adelanto del disco (dentro del simple “Es hoy”) hace unos cuantos meses atrás con video-clip incluido y todo. El anti-hit, según declararon ellos mismos. Una hermosa pieza pop con climas de ensueño, gracias a la voz en falsete y procesada en las estrofas. Ya en el estribillo todo explota como cual cantito-de-cancha-indie. Aquí Los Sub demuestran que también pueden escribir canciones redondas de 3 minutos. Uno de los puntos más altos.

Nadie te espera
Entramos casi en la mitad del LP, y bajan un poco los decibeles con guitarras arpegiadas y voces suaves. Pero ojo, esto es solo al principio porque más tarde aparece la electricidad que caracteriza a Los Sub. Otra vez vuelve la tranquilidad y así van jugando eficientemente con las intensidades. El desenlace, por supuesto, es bien arriba. Sin dudas, la pieza central –y más extensa- por su carga emotiva.

Volviendo a casa de noche
¿Rock espacial made in Escalada? Algo así. Aquí una batería bien trabada que remite un poco a “Tomorrow Never Knows” de los Beatles y un bajo distorsionado que se hace protagonista, toman el control de uno de los temas más colgados de CONFIA. Voces procesadas, guitarras acústicas de fondo y líneas en reverse hacen el acompañamiento ideal. Fue el otro adelanto junto a “Todo lo que quiero…”, demostrando un claro antagonismo de estilos entre ambas composiciones.

Hippies
Esta podría ser como la quintaesencia del sonido de Los Sub, aunque ahora hay mucha más experiencia y agregan texturas interesantes con varios efectos y cambios de ritmos. De hecho, hacia los 3 minutos todo se transforma: se escucha el pedal flanger en primer plano y un hermoso solo de guitarra. Para rematar y no hacernos perder completamente el sentido, todo regresa donde había comenzado.

La historia de nuestras vidas
Quizás lo más “normal” de todo el disco, pero no por ello deja de ser irresistible. Esto es bien Ramonero con guitarras distorsionadas y una melodía vocal fácilmente recordable. También hay reminiscencias al R.E.M. más rockero de discos como Document o Monster. Un tema para disfrutar, dejarse llevar y vivir despreocupadamente. Otra muestra de genialidad envasada justito en tres minutos.

No tengas miedo
Con un trasfondo folk-rock, José abre su corazón y se sincera cantando “quiero mirarte a los ojos / quiero decírtelo todo / acariciarte la cara / no tengas miedo / yo te protejo / quiero vestirte mañana / quiero tu pelo en mi almohada / quiero decírtelo todo / quiero un abrazo y un beso / no tengas miedo / yo te protejo”. Una dulce canción de amor, frágil y preciosa al mismo tiempo. Lo bueno es que pasando lo mitad, la instrumentación va subiendo la intensidad y pueden oírse un montón de efectos que te hacen ingresar en un mini viaje lisérgico. Para aplaudir de pie.

El equipo de rescate
Que mejor manera que terminar un disco con una canción up-tempo. Distorsiones al palo, una linda base de bajo, coros a cargo de Ale Schuster (Viva Elástico) y ese “un hachazo a tu corazón” que se hace pegadizo a más no poder. Por supuesto, las guitarras están más presentes que nunca y se lucen con sus riff y arreglos. Acá tenemos una buena opción para saltar y corear en los recitales.